Pacos

yogur griego beneficios para tu salud

El yogur griego difiere del yogur normal porque tiene más proteina (originalmente el yogur griego se hacía con leche de oveja). Como se sabe, el yogur es el resultado del proceso de fermentación de la leche por bacterias; dos en particular: Streptococcus thermophilus y Lactobacillus bulgaris . Después de la fermentación, gracias a la cual se adquiere el típico sabor ácido , el yogur griego se filtra obteniendo una consistencia más cremosa. Por esta razón, contiene menos de suero y por lo tanto menos lactosa : característica que hace que sea más digerible y más tolerable.

  • ¡Grandes dosis de proteína! Una taza de yogur griego (225 gr aprox.) puede brindar entre 20 a 25 gr de proteína (el equivalente a 100 gr de carne y casi hasta el triple de proteína que el yogur normal). Por eso recomendamos comerlo en el desayuno o para personas que requieran una elevada ingesta de proteína.
  • Calcio en abundancia. Este mineral ayuda a mantener huesos y dientes sanos y es benéfico para un funcionamiento correcto del sistema nervioso. 
  • Es bueno para el estómago e intestinos. Así, ayuda a que las bacterias buenas se mantengan saludables y a que el sistema inmunológico sea fuerte.
  • ¡Es muy versátil! Se puede emplear en la preparación de platillos tanto dulces como salados.

Los lácteos y la nutrición

Los productos lácteos  con proteínas de alto valor biológico, las cuales contienen todos los aminoácidos esenciales para nuestro organismo. Para cada una de las etapas de nuestra vida, los lácteos ofrecen beneficios vitales para la nutrición y el desarrollo de nuestro cuerpo.

  • En la niñez, los lácteos aportan el calcio necesario para el desarrollo y el fortalecimiento de los huesos. En las mujeres, durante la menopausia, el consumo de lácteos disminuye la pérdida de densidad mineral ósea que se presenta al desaparecer el periodo menstrual. Para los adultos mayores, el consumo de lácteos fortalece la alimentación diaria por sus excelentes propiedades nutritivas.
  • Son muchos los aspectos que pueden cubrirse en torno a los beneficios de los productos lácteos, bien sea en su forma natural (leche), procesada (quesos, bebidas lácteas, entre otros) o de algunos derivados (aislados proteicos).
  • Sobre los dos primeros hay buen conocimiento. Es evidente que hay una relación demostrada entre el consumo de leche y la osteoporosis. Y aunque hay quienes afirman que el efecto es negativo, la verdad es que aún falta mayor investigación que pueda demostrar este argumento.
  • Otro aspecto que preocupa a nivel nutricional es el aporte de grasa que tienen los lácteos. Es cierto, el contenido de grasa aproximado en la leche entera es de 3.7%, en el queso fresco es de 22,5% y en la mantequilla es de 82,2% (datos de acuerdo con la Tabla de Composición de Alimentos Colombianos – ICBF 2005). Sin embargo, en el mercado existen numerosas alternativas bajas en grasa (descremados) para satisfacer esta preocupación.